¿Sobradamente preparados?

El pasado 21 de marzo, RTVE emitió un documental en Comando Actualidad sobre la situación en que se encuentra un amplísimo porcentaje de la población activa de nuestro país, concretamente un 25%: la sobre educación. Se ponen los pelos de punta si nos metemos en la piel de estos jóvenes , sobradamente preparados, con carreras varias, tanto de letras como de ciencias: derecho, arquitectura, ingenieros de telecomunicaciones…etc., a los que la necesidad de subsistencia les empuja a aceptar cualquier tipo de trabajo por debajo de sus niveles de preparación.

El documental me hizo reflexionar y relacionar la información con otra que tenía en mis manos y a la que quería dedicar un post: la discriminación salarial. En España, las diferencias salariales entre los titulados en educación terciaria (universidades y ciclos de grado superior) y los graduados en segunda etapa de secundaria es del 32%, mientras que en el resto de países de la OCDE es del 51%. Ello ha provocado una disminución de un 6% de universitarios en el periodo 2001-2007. Total, si no es directamente proporcional el aumento salarial con el sacrificio al que se liga, ¿para qué estudiar?

El último dato significativo que podemos adjuntar es que el 35% de los jóvenes españoles no tienen Bachillerato o título de FP, lo que nos separa 15 puntos de la media europea. Si estos datos los mezclamos en la coctelera del mercado laboral español nos sale un mejunje bastante agriado por el intrusismo profesional y la falta de formación. Me duele especialmente que los sectores que acogen a estos individuos, los que se consideran “trabajos de baja cualificación”, son aquellos pertenecientes al sector terciario, especialmente ligados a actividades de ocio y a la hostelería (así le va a la gallina). Y aquí es donde yo no entiendo nada de nada y me planteo varias cuestiones.

Primera cuestión: Si observamos la evolución económica de los países desarrollados, éstos han dejado de ser países industriales para dedicarse al sector servicios e información. Por tanto, ¿cómo es posible que la principal fuente de ingresos de un país no cuente con profesionales? ; además, me pregunto qué será de los alumnos que he ido dejando atrás. Jóvenes ilusionados que han tenido clara su vocación y han decidido dedicar sus esfuerzos y logros al sector, ¿estarán siendo valorados?

Segunda cuestión: ¿Por qué los estudios tienen que estar siempre vinculados al sacrificio?

Tercera cuestión: Sobradamente preparados ¿para qué mundo, para éste? ¿Realmente están sobradamente preparados? Evidentemente, para el sector en el que se encuentran, no.

Cuarta cuestión y quizás la que más miedo da: ¿Está el sistema educativo y la sociedad española preparada para esta nueva realidad en que nos movemos?

Y por último…¿Quién o quiénes son o somos los responsables de esta situación?

Anuncios

¿Te quema? ¡Pues salta!

El síndrome de la rana hervida nos explica cómo una rana introducida en un recipiente de agua hirviendo es capaz de dar un salto y salir inmediatamente de él. Pero si por el contrario es introducida en el agua fría y ésta se va calentando lentamente, cuando pueda darse cuenta del peligro será demasiado tarde, estará adormilada y no tendrá energía para saltar, ¿os suena?

Pues sí, muchas empresas estan sumergidas en una situación, que como ese “agua”, se va calentando poco a poco y cuando ya hierve, no son capaces de saltar y cambiar para salvarse. 

Y el turismo no va a ser menos. Hoy se han conocido los datos de ocupación prevista en turismo rural para esta Semana Santa. No llega al 70% y eso que este, suele ser uno de los momentos de mayor demanda para esta modalidad. Algunos expertos, como el fundador y consejero delegado de Toprural, François Derbaix, han señalado: “El turismo rural está sufriendo más la crisis por su dependencia del turista nacional, por lo que el sector necesita iniciativas que promocionen sus bondades en el exterior”. Total, que hay que hacer que la rana salte. ¿Pero cómo avisamos a la rana de lo que se le viene encima?

Nuestro código QR

¿Para qué sirven esos cuadritos blancos y negros que cada día inundan más nuestras calles?

Podría ser la pregunta de cualquier usuario de a pie. Este sistema de almacenamiento de información a través de una matriz de puntos o código de barra bidimensional facilmente legible con un teléfono móvil, puede llevarte de forma virtual a hoteles, restaurantes u otros lugares previamente a su visita.

Pero son muchas otras las aplicaciones que se le han dado en el sector turístico. Aquí tienes una de ellas;

En España, esta tecnología no está tan extendida si es comparada con Japón donde fue creada y alcanza una gran difusión. No obstante, habría que resaltar que el turismo ha encontrado un gran aliado. Andalucía es conciente de ello, puesto que como destino turístico de primer orden ha creado Andalucía QR

Nosostras como profesoras de Ciclos Formativos de Hosteleria y Turismo, y en el intento siempre de estar al día, hemos creado nuestro propio código Qr. Ya no tienes excusa para no seguirnos……

Historia de una gallina

El pasado 17 de Marzo, Figuerola Palomo publicaba un post en Hosteltur sobre la importancia de considerar el turismo como sector estratégico de la economía española y motor de desarrollo del país…. Y lleva razón el buen hombre.

 Teniendo en cuenta que la definición de “país desarrollado” incluye unas “cuestionables variables” en la situación económica actual del país (riqueza, educación y sanidad), sí es cierto que nos hace falta un buen motor pero con un buen combustible y unos mecánicos de altura. Según las previsiones de la OMT la llegada de turismo extranjero a España crecerá una media del 5% anual en los próximos veinte años, lo que hace prever que España recibirá 75 millones de turistas extranjeros en el año 2020, unos 20 millones más que los recibidos en el año 2005 ¡Ahí es ná!

 Sin embargo, el tan adoptado refrán en el sector turístico “No matemos a la gallina de los huevos de oro” se queda en eso, en un refrán. Llevamos años martirizando la gallina con las más sofisticadas y crueles técnicas en vez de cuidarla en un pajar de lujo, llevándole el cafelito con tostadas y el zumito de naranja todas las mañanas. Sin casa ministerial que la proteja, vive a la intemperie; mientras nos da huevos, nos da igual que la pobre ande desplumada y arrinconada.

Andalucía ha decidido protegerla y ha creado una Ley del Turismo cuyo eje principal lo constituye el turismo sostenible: nuestra gallina va a tener un campito…y limpito. Esperemos que no se quede en buenos propósitos y que los estudios de carga que se realizan desde hace años tengan alguna utilidad , además de la importancia que tiene la repercusión económica sobre aquellos que se dedican de manera profesional al cuidado y mimo de la gallinita, neutralizando a los ladrones de huevos y oportunistas varios.

El renacer de un emblema

Hace pocos días tuvo lugar la reapertura del Hotel Alfonso XIII coincidiendo con el 84 aniversario de su inauguración.

Se trata de un edificio emblemático para la ciudad de Sevilla, el cual se construyó entre 1916 y 1928 con motivo de la Gran Exposición Iberoamericana que se celebró en la misma en 1929.

Arquitectónicamente es de estilo neomúdejar, integrándose en la estética global de edificios planificados para tal exposición.

El hotel es propiedad del Ayuntamiento de Sevilla y actualmente ofrece sus servicios, en régimen de concesión administrativa a través de la cadena Starwood Hotel´s and Resort.

¿Tarzán por un día?

Existen muchas formas de hacer turismo, porque existen muchos tipos de turistas con unas necesidades propias que cubrir.

Parece que todo está inventado, pero siempre hay alguien que se le ocurre una idea distinta y original que ofrecer a un mercado cada vez más competitivo y exigente.

¿Surgirían así los Parques de Aventuras en Árboles de Castilla y León?

Estos parques instalados en el medio natural, respetuosos con el entorno y el Medio Ambiente, consiguen año tras año más adeptos. El perfil del visitante es de joven amante de la naturaleza con muchas ganas de diversión y de vivir experiencias nuevas lanzándose al más puro estilo Tarzán entre la maraña de árboles que forman los bosques castellano.

¿Tú te atreves?

¿De verdad te gustaría ir de safari?

Seguro que a algunos de ustedes les suena la imagen que encabeza este artículo. Pocas imágenes nos resultan tan exóticas, lejanas y atractivas como estas mujeres con el cuello rodeado por aros de metal. Esta costumbre deforma el cuello de estas “mujeres jirafa” y lo inutiliza para su función principal, ya que los aros atrofian los músculos y corren el peligro de morir asfixiadas si se les quitan. En los años noventa del pasado siglo el gobierno birmano intentó eliminarlo y muchas mujeres decidieron romper con la tradición y estuvo a punto de desaparecer; pero, al notar que los turistas lo que buscan es precisamente a las famosas mujeres de cuello de jirafa, esta costumbre ha resurgido con fuerza. Es un ejemplo de cómo el turismo puede anular uno de sus mejores y principales efectos, el de ser dinamizador económico y social de comunidades indígenas.

En los últimos años se ha puesto de moda un tipo de producto que se podría incluir dentro del turismo etnográfico, los safaris humanos, cada vez más turoperadores ofertan paquetes turísticos donde se promete el “avistamiento” de tribus “no contactadas” por el hombre occidental o apartadas de él. Este negocio, al margen de otras consideraciones, pone en peligro la supervivencia de dichas tribus, porque todo contacto de este tipo lleva aparejada transmisiones de enfermedades para las que estas tribus no tienen defensas.

No se trata de un negocio en el que éstos participen, ya que en el mejor de los casos es una invasión a su intimidad, se trata simplemente de una cosificación del ser humano.