¿Sobradamente preparados?

El pasado 21 de marzo, RTVE emitió un documental en Comando Actualidad sobre la situación en que se encuentra un amplísimo porcentaje de la población activa de nuestro país, concretamente un 25%: la sobre educación. Se ponen los pelos de punta si nos metemos en la piel de estos jóvenes , sobradamente preparados, con carreras varias, tanto de letras como de ciencias: derecho, arquitectura, ingenieros de telecomunicaciones…etc., a los que la necesidad de subsistencia les empuja a aceptar cualquier tipo de trabajo por debajo de sus niveles de preparación.

El documental me hizo reflexionar y relacionar la información con otra que tenía en mis manos y a la que quería dedicar un post: la discriminación salarial. En España, las diferencias salariales entre los titulados en educación terciaria (universidades y ciclos de grado superior) y los graduados en segunda etapa de secundaria es del 32%, mientras que en el resto de países de la OCDE es del 51%. Ello ha provocado una disminución de un 6% de universitarios en el periodo 2001-2007. Total, si no es directamente proporcional el aumento salarial con el sacrificio al que se liga, ¿para qué estudiar?

El último dato significativo que podemos adjuntar es que el 35% de los jóvenes españoles no tienen Bachillerato o título de FP, lo que nos separa 15 puntos de la media europea. Si estos datos los mezclamos en la coctelera del mercado laboral español nos sale un mejunje bastante agriado por el intrusismo profesional y la falta de formación. Me duele especialmente que los sectores que acogen a estos individuos, los que se consideran “trabajos de baja cualificación”, son aquellos pertenecientes al sector terciario, especialmente ligados a actividades de ocio y a la hostelería (así le va a la gallina). Y aquí es donde yo no entiendo nada de nada y me planteo varias cuestiones.

Primera cuestión: Si observamos la evolución económica de los países desarrollados, éstos han dejado de ser países industriales para dedicarse al sector servicios e información. Por tanto, ¿cómo es posible que la principal fuente de ingresos de un país no cuente con profesionales? ; además, me pregunto qué será de los alumnos que he ido dejando atrás. Jóvenes ilusionados que han tenido clara su vocación y han decidido dedicar sus esfuerzos y logros al sector, ¿estarán siendo valorados?

Segunda cuestión: ¿Por qué los estudios tienen que estar siempre vinculados al sacrificio?

Tercera cuestión: Sobradamente preparados ¿para qué mundo, para éste? ¿Realmente están sobradamente preparados? Evidentemente, para el sector en el que se encuentran, no.

Cuarta cuestión y quizás la que más miedo da: ¿Está el sistema educativo y la sociedad española preparada para esta nueva realidad en que nos movemos?

Y por último…¿Quién o quiénes son o somos los responsables de esta situación?

Anuncios

Un pensamiento en “¿Sobradamente preparados?

  1. Primero ríes y después lloras.
    ¿Sobradamente preparados o ir de sobrados?
    Somos muchísimos estudiantes los que nos dejamos la piel por conseguir un sueño que el gobierno cada vez quiere ponernos más lejos. ¿Cómo nos va a extrañar que los estudios sean sacrificios y que su elección dependa del salario?
    Referente al Turismo hay un pequeño problema, o mejor dicho hay un problema tan grande que si fuéramos conscientes… se nos caería el mundo, así que, como con todo, lo minimizamos. Es muy sencillo: ¿cuántos idiomas habla? hagamos un sondeo a ver cuántas personas dentro de este sector pueden responder más de uno. Por supuesto, la pregunta tiene trampa: hablas, no que tengas conocimientos, que conozcas algo de su gramática o morfología o que tengas el adorado, aclamado y codociado B1, sino idiomas en los que sepas desenvolverte.

    ¿Se puede organizar un congreso y tener que explicarnos por lenguaje de signos (y no me refiero a LSE)? ¿Podemos ser correctos protocolariamente si no sabemos diferenciar los matices de lo que decimos, con qué léxico debemos dirigirnos a los demás?

    Soy estudiante universitaria, mis conocimientos de lengua extranjera son poco menos que lamentables, mi expediente no tiene ningún suspenso en las asignaturas correspondientes, fui honrada en todos los exámenes. Mi compañero de clase es suizo, habla: suizo, inglés, francés, español y estudia portugués… ¿hay o no hay una deficiencia en el sistema educativo?

    Necesitamos formación adecuada, formación competente. De alguna forma hay que hacer que no haya más limpiadores que ingenieros trabajando “en lo suyo”, de alguna forma hay que conseguir que la mayoría de los médicos no tengan contratos temporales y estén en espera de la resolución de alguna oposición o de la convocatoria de la siguiente… de alguna forma, hay que hacer que seamos competitivos en potencia, no en apariencia.

    Cualquiera que haya viajado al extranjero, habrá visto la necesidad de que, por ejemplo, en una estación de tren hablen tu idioma, no basta con la voluntad y las buenas formas, es necesario estar preparados.

    Es penoso, la gente deja de estudiar para poder trabajar, la conclusión es sencilla: llego al mismo sitio y con menos esfuerzo y los que estudiamos, nos encontramos anclados en un sistema educativo en el que aprobar exámenes y aprender siguen caminos diferentes.

    Es necesario parar esta vuelta al analfabetismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s