Los guías de turismo y el intrusismo profesional

Hoy vamos a intentar acercaros a la realidad de una profesión fundamental en el sector turístico: la del guía. No cabe duda de que esta actividad, en cualquiera de sus modalidades, es vital para que una visita o un viaje sean un éxito total…o todo lo contrario.

Pues de eso hablamos hoy: de la calidad que hay que exigir a este servicio. Ponemos la mano en el fuego por la profesionalidad de la mayoría de los guías en nuestro país. Son gente preparada, que ha tenido que luchar duramente por mantenerse en una profesión que exige mucho esfuerzo y constante actualización. Mucha mano izquierda para bregar con diferentes tipos de turistas, no siempre fáciles de manejar. Una buena disposición al servicio, ofreciendo al visitante la mejor y más atractiva cara del destino.

En el caso de los guías oficiales de turismo, han tenido que pasar por unas pruebas que les habilitan para el ejercicio de la profesión. Nadie está nunca libre de crítica, pero hay que reconocer que es un sector muy activo, que lucha porque la imagen del destino no decaiga y que los visitantes se lleven una buen impresión. Además pagan sus impuestos y sus servicios computan dentro de la actividad turística.

Por eso es normal que se les abran las carnes cuando se pone sobre la mesa un tema delicado: el del intrusismo profesional. Está claro que, con la ley en la mano, tienen toda la razón cuando denuncian el ejercicio de la actividad por personas que no se encuentran en posesión del título administrativo, pero no parece haber por parte de las autoridades una actitud firme de control. Es más, incluso puede parecer que en algunos momentos pueden apoyar otro tipo de alternativas, tal vez por su valor social, como la de estas personas “sin techo” que enseñan Barcelona.

guías de turismo, intrusismo

Los guías de turismo de Sevilla se visten de luto protestando contra el intrusismo profesional.

También en algunas ciudades empieza a aparecer la figura del greeter. ¿Sabes a qué se refiere? Pues son ciudadanos enamorados de su ciudad que se ofrecen de forma voluntaria para enseñar sus rincones favoritos, muchas veces fuera de los circuitos turísticos. Y la polémica está servida, pues en ocasiones la línea entre esta voluntariedad y el intrusismo es muy fina.

Lo que está claro es que no se puede permitir ni  mucho menos que personas poco capacitadas puedan ejercer una actividad que, en algunas modalidades, no solo afecten negativamente a la imagen del destino y a la experiencia en él del turista, sino a la propia seguridad. Y para muestra, el accidente sufrido por un falso guía de montaña en los Pirineos hace un par de meses.

Pero, a pesar de todo, el guía profesional de turismo sigue ahí. Y además comprometiéndose con la sociedad en la que vive. ¿Os gusta esta iniciativa de los guías turísticos de Sevilla?

¿Qué os parece a vosotros? Os animo a dejar vuestros comentarios.

Anuncios

3 pensamientos en “Los guías de turismo y el intrusismo profesional

  1. Dado que es un tema que me afecta directamente, no puedo evitar pronunciarme. En 2011 terminé el Ciclo Superior de Información y Comercialización Turística con la idea de poder trabajar algún día como guía o informadora turística. En el ciclo tuve asignaturas que (se suponía) me preparaban para ello (Asistencia y Guía de Grupo o Información Turística en Destino). Sin embargo, ya los profesores nos hacían ver la triste e incongruente realidad: nuestro título por sí mismo no nos serviría para lo que esperábamos. Para poder ser guía de ciudad un requisito indispensable es tener estudios universitarios, pero no nuestro ciclo. Es decir, un licenciado en Filología que no había recibido la formación específica que nosotros sí teníamos podría convertirse en guía, pero nosotros no. Además, como comentáis, hay que superar un examen que convocan las Comunidades Autónomas y que en el caso de andalucía hace ya muchos años que no se convoca. ¿Para qué me ha servido este título? No lo niego, para tener algunas oportunidades de trabajar, la verdad, pero no en aquello para lo que me estaban preparando.

  2. Tema delicado, pero coincido con Esther.
    Aparte, pienso una cosa, de la que estoy seguro: las mismas personas que reclaman dureza contra los intrusistas, si no hubiesen llegado a tiempo para obtener su habilitación, no tendrían otro remedio que optar por el intrusismo. Y al contrario, los mismos que reclaman poder ejercer como guía y se quejan porque no hay convocatorias, si tuviesen una acreditación verían muy injusto el intrusismo. Yo comprendo ambas partes, y cuando llegue mi momento de ejercer, optaré por uno u otro camino, siempre que cumpla la legalidad.
    En definitiva, que las circunstancias, a una misma persona, le puede hacer pensar de una forma u otra. Esto es la ley de la selva y el egoísmo humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s