Y el p2p llegó al turismo

Como si de un viento huracanado se tratara, la filosofía de compartir llegó para arrancar de cuajo el establishment de industrias que creíamos plenamente consolidadas como la del entretenimiento. De hecho, a los que comparten cultura y entretenimiento en la red se les llama de todo menos bonitos. Pero, ¿qué ocurriría si esta filosofía traspasara fronteras y empezara a aplicarse a otros órdenes de la vida? ¿A otros sectores industriales o comerciales? ¿Cómo reaccionarían los empresarios tradicionales?

Peer2peerPues parece que las respuestas a estas preguntas están cada vez más cerca de poder responderse. ¿Conocéis el turismo p2p (“peer to peer”)? No, no es pirateo, es simplemente lo que siempre hemos hecho de compartir coche, casa o incluso de intercambiarla, pero magnificado por internet. Tanto, que hay portales web dedicados a promover el intercambio y están creciendo de tal modo, que se están empezando a quedar con parte del pastel reservado a las empresas tradicionales. Si no, miren el caso de Airbnb, que se enfrenta en estos días a un juicio en Nueva York.

¿Es esto malo? No, no tiene por qué, simplemente es otro signo más de los cambios que estamos viviendo. ¿Por qué triunfan? Quizás, los que acuden a este tipo de “intermediarios” no busquen solo un medio más económico de viajar, cosa que muchas veces no es, sino directamente otra forma de viajar. El viajero ya no quiere que tal agencia de viajes o cual hotel les ofrezca una experiencia, sino que quiere construir su propia experiencia. Al menos así lo ve Stu Waddel, propietario del primer hotel comercializado íntegramente a través de un portal de turismo p2p dedicado al alojamiento.

De hecho el fenómeno es tal, que empresas ya asentadas y bien conocidas como Tripadvisor o Avis han comprado sendos portales de turismo p2p, cada uno en su subsector, claro.

Todo indica que una de las principales motivaciones que están detrás de los usuarios del turismo p2p, junto con la económica, es la de poder interaccionar de verdad con las personas del lugar que van a visitar; es decir, lo más llamativo de este fenómeno es que en una época donde nos dicen que cada vez nos relacionamos menos, resulta que el movimiento que está poniendo nerviosa a la industria turística lo que persigue es relacionarse y construir su propia experiencia, no la que las empresas del sector han decidido previamente. ¿Quiere esto decir que asistiremos a la muerte de la industria turística? No, claro que no, entre otras cosas, porque hay gente para todo y no a todo el mundo le gusta compartir casa, coche y comida, pero sí es una oportunidad para que la industria se replantee si quiere ser partícipe del cambio o quedarse obsoleta.

Este fenómeno es una estupendísima oportunidad para que nos replanteemos una serie de cosas; por un lado, como turistas, ¿estamos dispuestos a conformarnos con lo que la industria nos ofrece? Y por otro, como empresarios, ¿debemos esperar a que la tormenta amaine o, por el contrario, debemos reinventarnos para no quedarnos atrás y desaperecer? Pero ése, es otro tema.

Turistas_Leyendo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s