Los olvidados

Siempre que viajamos nos gusta hablar de lo maravilloso que es el sitio al que hemos ido, de lo bien que nos han tratado, de lo bien que ha salido todo, las excursiones tan bonitas y todo lo que hemos visto y aprendido.

Sin embargo, nadie o muy poca gente se acuerda o nombra a la persona que lo hizo posible, a esa persona que se deja los ojos y las horas buscando la mejor oferta, el mejor vuelo, las mejores conexiones, el mejor alojamiento posible… Y eso contando con que todo salga bien; porque también suele ser la persona que se preocupa cuando, durante el viaje, surge un imprevisto.

Son personas que deben acaparar conocimientos en multitud de campos distintos. Deben saber geografía, idiomas, informática. Deben tener tener conocimientos de atención al cliente para poder atenderles como dios manda; con lo que deben tener habilidades sociales, ser personas resolutivas y con capacidad de decisión. Pero, además, deben saber hacer presupuestos y, por qué no, un poco de arte, un poco de gastronomía, de naturaleza. En resumen, deben saber un poco de todo para poder adivinar, en muchos casos, qué necesita su cliente y de este modo se convierta en un turista que disfruta de su viaje y de su experiencia.

Supongo que a estas alturas ya habrás adivinado de quién estoy hablando. Exacto, es el agente de viajes.

Desde aquí nuestro más sincero homenaje a todos esos hombres y mujeres que hacen posible que viajar sea sencillo y hacer turismo, con los trámites solucionados, un placer.

¿Qué es un blogtrip?

Entre los profesores y alumnos de Turismo, los términos famtrip y presstrip son más o menos conocidos. Sin embargo y, debido a la influencia de Internet y las redes sociales en la organización de los viajes, poco a poco estamos incorporando un nuevo término a nuestra lista, el de blogtrip.

Un blogtrip es un viaje organizado por destinos y empresas de servicios turísticos que ofrecen a los blogueros de viajes con el fin de que estos hagan comentarios en sus blogs y recomienden alojamientos, restaurantes donde comer a buen precio, lugares que hay que visitar, etc., además de dar su opinión al respecto, contar alguna anécdota o dejar fotografías y vídeos de sus experiencias.

De esta forma, el destino y empresa logran llegar a un mayor número de clientes potenciales y son recomendados por blogueros que tanta confianza generan entre sus seguidores. El destino gana, el bloguero viaja gratis y el cliente acierta.

Aquí os dejamos el enlace al último blogtrip a Budapest realizado por nuestro bloguero de viajes preferido, Sele, José Miguel Redondo, un madrileño de 32 años cuya pasión en la vida es viajar, viajar y viajar. Y toda su experiencia la publica en su web El Rincón de Sele. Como curiosidad, os diré que empezó sus viajes hace tan solo 11 años y desde entonces ha visitado 80 países. ¡Yo de mayor quiero ser bloguer@ de viajes!

Durante este curso 2012-2013 hemos tenido la suerte de que Sele acepte colaborar con el Departamento de Turismo del IEDA y sus alumnos. Les hemos sugerido que se lean algunos de sus relatos de viajes y que comiencen a seguirlo en Facebook y Twitter. Y Sele ha tenido el detalle de mandarles un saludo especial a través de Facebook.

Hay previstas otras actividades con nuestro bloguero, pero eso os lo contamos más adelante. Por lo pronto os animamos a que leáis alguno de sus relatos, os dejamos un par de ellos:

Interrail 2001, el primer relato de Sele de un viaje que realizó con 21 años acompañado de sus amigos del barrio.

Viaje al Sur de África en 4×4: noche de hienas, una auténtica aventura africana.

Esperamos que disfrutéis de la experiencia y no os ponga los dientes muy largos…
¡Hasta pronto!

El bloguero Sele participando en Paralelo 20, el programa viajero de Radio Marca con motivo de su reciente viaje a Budapest

Ha fallecido Manuel Fraga.

Ha fallecido D. Manuel Fraga Iribarne a los 89 años. Fue ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969 y hay que destacar que su labor al frente de dicho ministerio fue clave en la eclosión turística de España.

Hoy todo el sector debe reconocer que, más allá de las ideologías, su figura fue fundamental en aquella época, teniendo en cuenta que “no debió ser nada fácil trasladar al jefe del Estado su convencimiento sobre el interés público del crecimiento turístico”.

Creo que podemos asegurar que sin él, el turismo en España no sería hoy el que es.