¿Te quema? ¡Pues salta!

El síndrome de la rana hervida nos explica cómo una rana introducida en un recipiente de agua hirviendo es capaz de dar un salto y salir inmediatamente de él. Pero si por el contrario es introducida en el agua fría y ésta se va calentando lentamente, cuando pueda darse cuenta del peligro será demasiado tarde, estará adormilada y no tendrá energía para saltar, ¿os suena?

Pues sí, muchas empresas estan sumergidas en una situación, que como ese “agua”, se va calentando poco a poco y cuando ya hierve, no son capaces de saltar y cambiar para salvarse. 

Y el turismo no va a ser menos. Hoy se han conocido los datos de ocupación prevista en turismo rural para esta Semana Santa. No llega al 70% y eso que este, suele ser uno de los momentos de mayor demanda para esta modalidad. Algunos expertos, como el fundador y consejero delegado de Toprural, François Derbaix, han señalado: “El turismo rural está sufriendo más la crisis por su dependencia del turista nacional, por lo que el sector necesita iniciativas que promocionen sus bondades en el exterior”. Total, que hay que hacer que la rana salte. ¿Pero cómo avisamos a la rana de lo que se le viene encima?

Turismo Rural con encanto

Es una realidad, la existencia en el mercado de diversos productos turísticos. Desde hace unos años, la tendencia es la diversificación para atender a los diferentes tipos de turistas.

En la década de los ochenta se desarrolló en España, una nueva modalidad turística como alternativa al ya consolidado Turismo de Sol y Playa. Se trata del Turismo Rural, que pasó a convertirse en una oportunidad para todas aquellas zonas que por unos u otros motivos, tenían un alto índice de despoblamiento y una situación económica desfavorable. Pero, ¿que es exactamente el Turismo Rural?

A continuación, en clave de humor, se explica en qué consiste esta tipología turística. Texto extraído de “El Club de la Comedia”.

TURISMO RURAL (monólogo)