Tristes noticias para despedir el curso

Despedimos el curso actual con una de las más tristes noticias que os podamos dar: desaparece el ciclo de Gestión de Alojamientos Turísticos en el IEDA.

Como podéis ver en el portal de la Formación Profesional en Andalucía no se ofertará el ciclo de Gestión de Alojamientos Turísticos para nuevos alumnos, pudiendo matricularse en sus módulos solo el alumnado que ya lo esté cursando.

De esta manera desaparece la oferta a distancia en nuestra Comunidad Autónoma de un ciclo tan demandado como es el de Gestión de Alojamientos Turísticos y con tanta inserción laboral.

Es cierto que para el próximo curso escolar se ofrecerá en Semipresencial en Almería y Baeza (Jaén), pero el alumnado que no pueda asistir a clase semanalmente y que no pueda desplazarse hasta estas provincias, se verá impedido. Y lo que es más grave, este ciclo no se ofrece en presencial en todas las provincias. Algunas como  Huelva quedan con oferta cero lo que significa que es imposible cursar el ciclo en la provincia mientras que en el resto de las provincias andaluzas la oferta es insuficiente ante la demanda y necesidades del sector.

Desde el Departamento de Hostelería y Turismo del IEDA queremos manifestar nuestra aprobación por la nueva oferta del ciclo en modalidad Semipresencial, pues supone una mayor oferta formativa para nuestra comunidad, pero igualmente, queremos manifestar nuestra decepción por la eliminación de la oferta en la modalidad a Distancia, lo que consideramos un paso hacia atrás para Andalucía, para la comunidad educativa y para el sector turístico, sector clave en la economía andaluza (actualmente representa el 13% del PIB) y en lo que ello supone para la recuperación de nuestra comunidad autónoma.

Y ya, para rematar la jugada, otra de las consecuencias de esta decisión es que el Departamento de Hostelería y Turismo del IEDA pierde a un profesor para el curso próximo, al que despedimos el próximo lunes 30 en el claustro final. Y para cursos posteriores parece ser que se perderán más profesores. De lo anterior se deriva que los profesores que vayamos quedando atenderemos más y más aulas, perjudicando a nuestra labor docente, a la atención al alumnado tanto de este ciclo como de los otros dos que ofertamos (Guía, información y asistencia turísticas y Agencias de viajes y gestión de eventos). En el curso actual atendemos 31 aulas con 8 profesores y el curso próximo atenderemos 31 aulas 7 profesores, es decir, unas 4 o 5 aulas por profesor. Y en cursos posteriores, atenderemos 31 aulas menos de 7 profesores.

Ya que todo esto no nos dejará tiempo suficiente, con este mensaje, queremos despedirnos de nuestros alumnos, lectores y seguidores, porque esta será la última entrada de nuestro blog, nuestro último mensaje sobre turismo en Facebook y en Twitter. Por este motivo os pedimos que le deis la máxima difusión posible a esta entrada.

Ha sido un placer trabajar para vosotros. Pero dadas las circunstancias, no podemos y nos negamos a continuar. La situación es lamentable, así no se levanta un país ni una Comunidad.

El IEDA en Polonia (3ª parte)

Como os contamos en entradas anteriores, el IEDA participa en una Asociación Grundtvig con cuatro países (Islandia, Italia, Turquía y Polonia) y gracias a ello hemos viajado a Islandia y a Sicilia a visitar a nuestros partners. Hace unas semanas volvimos de nuestro último viaje, Polonia, donde participaron seis alumnos y cinco de ellos fueron de Turismo. Os vamos a ir publicando sus experiencias en posts en nuestro blog a lo largo del mes de junio.

Os dejamos la tercera, de la mano de María Valls, alumna de Guía, Información y Asistencia Turísticas de IEDATurismo.

Ahí va su experiencia.


 

Hola a todos,

Volví hace once días de Polonia y ni uno solo me he dejado de escribir con mi grupo “Spanish Poland” por el whatsapp. Realmente es difícil explicar qué ha significado esta semana para mí, aparte de inolvidable, porque ha sido tan intensa y han pasado tantas cosas que al volver no comprendes bien cómo echas tanto de menos a gente a la que no conocías.

Cuando me llamó Soraya daba botes de alegría en el autobús. Era todo nervios; cuando iba para el aeropuerto a “ponerle cara” a la gente iba pensando qué haría si no salía bien aquello. Pero todo salió “mejor que bien”, los profesores han solucionado todos los problemas; si es que tuvimos alguno, y sólo recuerdo risas y más risas.

Varsovia me encantó, entre su historia que me fascinaba, y la compañía, que sólo me hacía reír, no se podía pedir más. En Bialystok, como ya han dicho mis compañeras, tuvimos una agenda muy apretada, corriendo de un sitio para otro y acabando agotados, pero conociendo sitios ideales, como el Parque Nacional y la reserva de bisontes, y aspectos diferentes de la cultura polaca. Igualmente hablabas con personas de otras culturas, lo cual fue muy emocionante. La comida fue también exquisita, a mi me encantó, y volví enamorada de sus sopas, como la Züreck. De vuelta estuvimos de nuevo un par de días en Varsovia, geniales también. Incluso coger trenes, autobuses… Cualquier cosa era muy divertida por los lotes de reír que nos dábamos.

Animo a cualquiera que tenga la oportunidad de participar en un proyecto Grudtvig a que no lo dude, yo no creo que pase una semana igual. Qué decir de mis compañeros de viaje, juntos a todas partes; los cuatro profesores geniales, Luis, Lourdes, Soraya y Víctor, con los que hablé de mil temas y que estuvieron ahí para todo lo que hizo falta, y Sonia, Alejandro, Carolina, Patricia y Samuel, lo que disfruté y me reí con vosotros.

Me gustaría felicitar a la organización del IEDA y a Esther por lo bien que han montado el viaje, con el trabajo que esto conlleva; y a los cuatro profesores que han estado todo el tiempo ahí, a nuestro lado, a mí me han dado muchos consejos que aprecio enormemente. Muchas gracias por haberme seleccionado para este viaje tan especial. No sé si habré sido una buena embajadora ya que me quedé afónica un par de días pero sí espero no haberos decepcionado.

Gracias por haberme dejado compartir esta semana con vosotros que os aseguro que no olvidaré.

¡¡Un beso a todos!!

IEDA, Polonia, Grundtvig

En el barrio de Praga, con la orquesta

Como el ave fénix

Mucho se ha hablado en la última década acerca de la desaparición del oficio del Agente de viajes. Internet parecía estar en el origen de este mal, que, como si un virus fuera, iba infectando a todo cliente potencial y convirtiéndolo en su propio agente de viajes y de sus amigos. ¿Qué habrá hecho internet para recibir semejante trato por parte de la especie que lo creó? La respuesta a esta pregunta no cabe en este blog, pero sí que cabe anunciar que el agente de viajes no va a desaparecer, sino que parece que está resurgiendo con fuerza de lo que muchos vaticinaron que eran sus cenizas, porque lejos de resignarse han decidido adaptarse a los tiempos.

Según parece los turistas, o muchos de ellos, prefieren contratar los viajes a través de agencias de viajes porque así, aseguran las estadísticas, se sienten más seguros. ¿Pero solo es eso? ¿O hay más razones? Veamos, aunque sea por encima, dos factores que han podido influir en este resurgimiento y que nos puede indicar el camino a seguir:

Factor tecnológico. España es un país donde la conexión a internet móvil está especialmente presente. Esto significa que estamos expuestos a una cantidad de información que nos cuesta digerir y distinguir la buena de la mala. Por eso, mucha gente decide recurrir a los profesionales, para que les aconsejen el mejor destino y el mejor conjunto de servicios. El intermediario se ha convertido en un consejero (con ciertas capacidades mágicas) capaz de ofrecer la mejor experiencia a su cliente.

La manera clásica de sobrevivir es la adaptación al medio. El acceso a internet a través del móvil, se ha convertido, o debería convertirse, en un gran aliado, ya que permite que agente y cliente establezcan un diálogo más allá del rato que pasa en la agencia y que éste sea más cercano, más inmediato. Pero no solo eso, permite abaratar costes, porque ya no hace falta llevar impresos los bonos o los billetes de transporte. El agente no debe olvidar que ahora el mundo está al alcance de un móvil con buena conexión a internet.

Factor especialización. A la par, el cliente busca un agente de confianza para los viajes “normales”, pero cuando necesita un viaje “especial”, fuera de lo que normalmente hace, busca a un especialista en el ramo. Una manera de sobrevivir es la de destacar en algún aspecto que los demás no, pero en un mundo “analógico” la alta especialización era un camino muy peligroso, siempre esperando que los folletos a las miles de agencias minoristas que poblaban nuestros pueblos y ciudades. Sin embargo, ahora, en este mundo “digital” la distribución de nuestra oferta especializada ya no es un problema; ahora el reto es tener un buen posicionamiento SEO para que cualquier cliente potencial pueda tener a su alcance tus productos.

Por tanto, no le tengamos miedo ni a internet ni a las nuevas tecnologías, porque lejos de ser nuestros enemigos, pueden llegar a ser nuestros mejores aliados para llevar a nuestros clientes a su mejor experiencia posible.

¡Feliz viaje!

El IEDA en Polonia (2ª parte)

Como os contamos en entradas anteriores, el IEDA participa en una Asociación Grundtvig con cuatro países (Islandia, Italia, Turquía y Polonia) y gracias a ello hemos viajado a Islandia y a Sicilia a visitar a nuestros partners. Hace un par de semanas volvimos de nuestro último viaje, Polonia, donde participaron seis alumnos y cinco de ellos fueron de Turismo. Os vamos a ir publicando sus experiencias en posts en nuestro blog a lo largo del mes de junio.

Os dejamos la segunda, de la mano de Sonia Porras, alumna de Guía, Información y Asistencia Turísticas de IEDATurismo.

Ahí va su experiencia.


Hola chic@s,
Coincido con los comentarios de mis compañeros Samuel, María y Patricia. También como ellos llevo muy poquitas horas en mi casa y ya echo algo en falta… Me faltan palabras para describir las intensas emociones vividas y los sentimientos que han aflorado, desde el momento de la preselección, la selección, los preparativos, el viaje, Varsovia, Bialystok, la vuelta, todo en general. No puedo ni describiros la emoción que sentí cuando Soraya me llamó diciéndome que estaba preseleccionada, pensé para mí ¿yo, por qué me habrán elegido, bueno seguro que al final ahí se queda la cosa? Pero, no se quedó ahí, fui finalmente seleccionada. De nuevo, otra gran emoción, aunque no lo pareciera, con mil dudas que me surgieron, algo de miedo incluso, pensando en qué ¿y si no me integro? ¿Y si no lo consigo y me quedo aislada? Ni por asomo, eso nunca llegó a ocurrir.
No lo dudéis ni un instante si tenéis la oportunidad de participar en un proyecto Grundtvig, ya que seguramente será una de las mejores experiencias de vuestra vida, tal y como ha sido para mí, única, inigualable, inolvidable, si se me saltan hasta las lágrimas!!! Vais a conocer a unas personas estupendas tal como me ha pasado a mí con mis compañeros Samuel, Alejandro, Patricia, María y Carolina y con los profesores Luis, Víctor, Soraya y Lourdes. Lo digo de corazón y algunos de vosotros me conocéis un poquito y sabéis que soy absolutamente sincera y no miento nunca. Por otro lado, tendréis la oportunidad de conocer personas de otras culturas como la islandesa, turca, polaca e italiana y entablar conversación e incluso amistad con algunos de ellos, consiguiendo una completa integración cultural, en eso consiste no? Me ha encantado conocer Polonia junto con todos vosotros a pesar de la agenda tan apretada que hemos tenido. No cambiaría nada y lo repetiría sin dudarlo, incluso con una agenda más apretada todavía si hiciera falta!!!
La organización ha sido impecable y el esfuerzo por parte del personal implicado no podía haber sido mejor, olée, gracias de nuevo a todos, Esther, me habría gustado conocerte, me consta que tu implicación y dedicación ha sido máxima. A la vista están los resultados obtenidos gracias a los grandes profesionales que ha habido detrás de este proyecto, todo lo que diga es poco; no ha habido ningún inconveniente, ningún traspiés, he observado unidad de grupo, compañerismo, etc. En fin, unos representantes estupendos de España y del IEDA por tierras polacas. En todo momento habéis estado ahí para ayudarnos, hablar con nosotros cuando era necesario, hacernos saber que podíamos contar con vosotros para cualquier cosa y en cualquier momento. Enhorabuena por vuestra dedicación y vuestro esfuerzo y gracias por haberme elegido. Espero haber estado a la altura y no haberos decepcionado en ningún momento.
Esta experiencia ha sido de gran importancia para mí, me ha ayudado a superar algunas dificultades y darme cuenta de muchas cosas como por ejemplo de que no quiero parar de reír; gracias una vez más a todos por haberme aguantado y haber compartido tantos momentos especiales conmigo.
En Córdoba tenéis vuestra casa y una amiga para siempre!!!
Un beso gordo a tod@s.
IEDA, Polonia, Grundtvig

Un domingo en el parque Lazienki con Chopin

Aprendiendo a vendernos: e-portfolios

Hace tiempo hablamos en este blog de cómo, continuar activo a pesar de estar parado, aunque parezca una contradicción. En dicho post hablábamos de diferentes formas de hacerlo y hoy, queremos hacer una reflexión sobre una de las mejores herramientas para realizar una búsqueda activa de empleo: los portfolios electrónicos o e-portfolios.

Puede que te suenen, ya que son utilizados por los artistas (fotógrafos, pintores, diseñadores, etc.) como un escaparate de sus capacidades y de su trabajo. Pero, ¿no es más sencillo que nos conozcan viendo nuestro trabajo que contándolo? ¿No somos todos un poco artistas? Pues visto así, podría ser, así que… sigue leyendo.

¿Qué es exactamente un e-portfolio? Pues según el Royal College of General Practitioners “Un portfolio es una colección de pruebas o evidencias que demuestran que el aprendizaje personal necesario para ejercer determinadas competencias ha sido completado.” Es decir, una recopilación de documentos (en papel, audio, vídeo, etc.) producto del proceso formativo, con los que el alumno demuestra su desarrollo.

Esta recopilación puede acompañarnos a lo largo de nuestra vida, ya que, como bien sabéis, la formación no termina nunca y de ese modo, podemos irlo completando poco a poco con todas aquellas experiencias que vayamos adquiriendo como nuevos cursos que realicemos, viajes profesionales, participación en proyectos, etc.

De este modo, cuando uno busca un empleo o similar, puede acompañar su curriculum vitae de una excelente recopilación visual de todo lo que ha hecho y que le capacita para el puesto.

Imaginad, ¿no es mucho más atractivo y sencillo para quien tiene que reclutarnos poder ver qué somos capaces de hacer o qué nos interesa de manera visual? Normalmente se añaden enlaces que permiten al seleccionador investigar más en los aspectos que le interesen, sin tener que leer un curriculum de muchas páginas.

Ya tenemos claro qué es y además, parece muy útil. Bien, ahora es cuando hay que pararse a pensar qué quiero yo incluir en ese e-portfolio. Nuestras vidas incluyen muchos aspectos que pueden ser interesantes para quien puede reclutarnos. Por ejemplo, nuestra participación en un proyecto de una ONG durante un verano, muestra mucho de nuestra personalidad aunque no fuera un trabajo remunerado. O nuestros viajes a lo largo y ancho de este mundo, pueden mostrar nuestras ganas de aprender y mejorar nuestros idiomas.

También existe la posibilidad de enlazar nuestro vídeocurriculum, en el que nos presentemos y contemos, a modo de carta, por qué somos los adecuados para que nos elijan. Hay ejemplos de lo más variado por la red que nos pueden inspirar. Aquí puedes ver uno de una guía turística.

Y aquí uno de un publicista que sabe que, a la hora de buscar trabajo, diferenciarse de los demás, usando la creatividad, es la clave.

El siguiente paso es la herramienta a utilizar. Existen algunas específicas para crear e-portfolios que son muy útiles, pero una idea sencilla es crear un blog. En él podemos ir haciendo entradas o post donde vayamos explicando lo que nos interese y después podemos categorizar y etiquetar dichas entradas de forma que quien lo vea pueda consultarlo de forma sencilla.

Un blog además, permite incrustar los trabajos que queramos mostrar (¿qué me decís de esas estupendas tareas que os han costado tanto y que habéis hecho con Google Maps, vídeos en YouTube, infografías, Calameo, etc.?)

Es cuestión de echarle imaginación y algo de tiempo, poco a poco, iremos completando un estupendo e-portfolio que nos será muy útil en nuestra vida profesional. ¿Os animáis?

El IEDA en Polonia

Como os contamos en entradas anteriores, el IEDA participa en una Asociación Grundtvig con cuatro países (Islandia, Italia, Turquía y Polonia) y gracias a ello hemos viajado a Islandia y a Sicilia a visitar a nuestros partners. El domingo pasado volvimos de nuestro último viaje, Polonia, donde participaron seis alumnos y cinco de ellos fueron de Turismo. Os vamos a ir publicando sus experiencias en posts en nuestro blog a lo largo del mes de junio.

Os dejamos la primera, de la mano de Patricia Murcia Salas, nuestra primera alumna titulada de IEDATurismo, ¿os acordáis que os lo contamos en esta entrada?

Ahí va su experiencia.


Hola a tod@s, hace aproximadamente 36 horas que llegué a mi casa y me encantaría contaros un poco cómo ha sido este viaje para mí, antes de que empiece a formar parte de mis recuerdos.

Cuando me seleccionaron para ir no me lo podía creer… recibí una llamada de Soraya en la cual me comunicaba la noticia y, sinceramente, fue muy emocionante.

Poco antes de partir, el destino quiso ponerme a prueba (me seleccionaron para una mesa electoral), pero gracias a la rápida gestión de nuestros profesores todo fue solucionado y volví a estar a bordo.

Los primeros y últimos días conocimos la ciudad de Varsovia y entre semana visitamos diferentes lugares en Bialystok (el Parque Nacional más lindo que yo he visto en mi vida estaba allí). Creemos que Ewa la organizadora polaca, se quedó sin presupuesto y estaba a ver si alguno la palmábamos con el supermegaprograma que nos había preparado, para ahorrase alguna comida, pero no… ahí estuvimos los españoles aguantando todo lo que hizo falta.

Me gustaría dar la gracias a Soraya del Pino, Víctor Rivero, Lourdes Olmos y Luis de la Flor, porque en todo momento nos hemos sentido arropados, por muy lejos que estuviéramos de casa. Sois fabulos@s profesionales y mejores personas.

Me ha impresionado mucho, la labor que ha realizado el IEDA para lograr que todo saliera correctamente, después de conocer el trabajazo que todo esto conlleva. Al igual que Samuel, quiero dar las gracias a Esther Martín coordinadora del Proyecto por hacer posible que viviéramos esta fantástica experiencia.

He mejorado mi inglés, me he relacionado con gente de otros países, conocido sus culturas y he vivido experiencias que jamás olvidaré… De verdad sólo puedo decir gracias, gracias y gracias. Hemos sido los 10 mejores embajadores que España ha podido tener en Polonia… Hemos trabajado duro para que el resto de países se empaparan de nuestra cultura y creo que lo hemos conseguido con creces.

¿Es posible echar de menos a personas que hace una semana no conocías? Pues sí, y cuesta mucho trabajo volver a la rutina sin ell@s… Nunca os olvidaré.

Soraya, Víctor, Lourdes, Luis, Carolina, María, Samuel, Sonia y Alejandro… Que he vivido una semana fantástica con tod@s vosotr@s, que sois geniales y que esto no hubiera sido lo mismo sin vosotr@s. ¡¡Os quiero!!

Gente, gracias por ayudarme a ser mejor persona. En La Alpujarra tenéis mi casa y una amiga para toda la vida.

¡¡Un uwaga desde La Alpujarra!!

IEDA, Polonia, Grundtvig

IEDA en Polonia

Zapeando zapeando

Hace unos meses hicimos una entrada sobre la radio y el turismo, ¿recordáis?: The radio star is still alive. Y como nos quedamos con la copla, hemos pensado que sería interesante continuar en la misma onda (ya no radiofónica) y echarle un vistazo, mando en mano, a la oferta de programas que sobre el turismo tenemos en televisión.

La oferta es amplia y variada. Cierto es que la tele no tiene la inmediatez y el calor de la radio, pero cuenta con la innegable ayuda de la imagen, ayudando a transportarnos a paraísos remotos (y no tan remotos pero no por ello menos apetecibles).

Quizás los más atrayentes sean los que nos muestran destinos exóticos, con todo lo que pueden ofrecernos. Es el caso de MuchoViaje, un programa que se emite en Nova (perteneciente a Antena3) los sábados y domingos por la mañana, y que muestra destinos de todo el mundo de mano de su presentadora, Maite Izaguirre.

Algunos de estos programas han marcado un hito, como el entrañable Un país en la mochila, presentado por el desaparecido José Antonio Labordeta, que hizo un recorrido por toda España, mostrando aspectos que creíamos que habíamos perdido dentro de la vorágine de la sociedad moderna. Todavía podéis verlos a través de la oferta a la carta de RTVE.

Pero otros recorridos por España también pueden hacerse alrededor de la mesa. Es el caso de Un país para comérselo de la mano de Ana Duato, que nos hace una estupenda semblanza de las maravillas culinarias de nuestro país (se recomienda no verlo con el estómago vacío), sin olvidar todo lo que se puede hacer para abrir el apetito. Y también lo puedes ver en RTVE.

Un formato curioso es el que adoptan programas como Callejeros Viajeros de Cuatro, Españoles en el mundo, de RTVE o Andaluces por el mundo (ya desaparecido pero que puedes consultar en Canal Sur a la carta). Con ellos se muestran aspectos variados de los destinos visitados a través de la experiencia de compatriotas que residen en esos destinos, y que nos enseñan cosas que no siempre salen en las guías turísticas.

¿Y qué decís sobre los programas que nos enseñan el mundo a través de la práctica de actividades de alto riesgo? ¿Ejemplos? El también veterano Al filo de lo imposible, de RTVE o Desafío Extremo de Jesús Calleja, en Cuatro.

Pero es que ni el mundo de los reality se salva. Ahí tenéis Pekín Express, de Cuatro.  Puede que algunos de los episodios fueran un poco rocambolescos, pero es innegable que gracias a ellos pudimos conocer sitios maravillosos.

Esto no es más que una mínima muestra de lo que se puede ver en la pequeña pantalla, sin contar con las múltiples posibilidades que ofrece Internet. Por eso, ahora os toca a vosotros recomendarnos vuestros programas favoritos. Empiezo yo. ¿Os acordáis de los chicos de El planeta solitario, en la 2? Sí, a la hora de la siesta.